Conoce los 7 frenos de la pérdida de peso. Te lo contamos GRATIS.

Falta de vitamina D: ¿Engorda? Descubre la relación entre su deficiencia y el aumento de peso

Cada vez tenemos más testimonios de lectoras y suscriptoras que no consiguen adelgazar, por más que hacen dieta y van al gimnasio. Está claro que hay una serie de factores que bloquean la pérdida de peso por más que pongamos al cuerpo en déficit calórico.
Una de ellas es la deficiencia de Vitamina D, un mal endémico en occidente, donde más de la mitad de la población la sufre sin ser consciente muchas veces. Te contamos cómo corregir este parámetro para que empiece a funcionarte todos los esfuerzos que haces.

Índice

La vitamina D (colecalciferol) es en realidad una hormona que sintetizamos al tomar el sol y a través de ciertos alimentos.

Participa en numerosos procesos fisiológicos y metabólicos, el más estudiado y conocido es fijar el calcio en los huesos. Pero recientemente se ha descubierto que es vital para el funcionamiento del sistema nervioso (protege contra la depresión sin ir más lejos), muscular e inmunitario, además de algo inesperado para los científicos: mejora la sensibilidad a la insulina y adelgaza. Sí, la falta de vitamina D engorda.

Esto se debe a que la vitamina D mejora el metabolismo de los alimentos que tomamos, y tiene todo el sentido del mundo: el ser humano está diseñado para vivir al aire libre, descalzo y en continuo movimiento.

Ahora mismo poca gente hace ejercicio, menos aún toma el sol a diario, y no hablemos ya de ir descalzo en plena naturaleza…

Eso hace que nos alejemos de nuestro estándar corporal, que es la delgadez. Un cuerpo humano sano es delgado por naturaleza, y el sedentarismo, la falta de contacto con el exterior y la mala alimentación nos tienen tristes, gorditas y blancuchas.

La falta de vitamina D puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades como la osteoporosis, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y autoinmunes, así como algunos tipos de cáncer.

Si esto te parece suficiente para actuar, ya sabes: sal todos los días a que te dé el aire, sin cremas solares (no salgas en las peores horas o te quemarás, hazlo temprano o al atardecer), y si puedes camina un rato descalza sobre el césped o la arena de la playa.

Si eso no está a tu alcance, te pasamos el suplemento de Vitamina D que nosotras tomamos, con vitamina K para que tu cuerpo lo admita bien: Natural Elements.

Al principio nosotras también nos sentíamos
abrumadas con tanta información

Por eso hemos creado una guía gratuita con
7 SABOTEADORES INVISIBLES DE TU PESO
que recibirás en tu email cuando te des de alta en nuestra newsletter:

Importancia de la vitamina D en el metabolismo y el peso corporal

La vitamina D cumple un papel fundamental en el metabolismo y el peso corporal. Su regulación adecuada es crucial para mantener un equilibrio en estas dos áreas tan importantes para nuestra salud. A continuación, abordaremos dos aspectos esenciales relacionados con la vitamina D: su papel en la regulación del metabolismo y la resistencia a la insulina, así como su acumulación en tejidos grasos y su impacto en el metabolismo energético.

Papel en la regulación del metabolismo y la resistencia a la insulina

La vitamina D desempeña una función significativa en la regulación del metabolismo. Participa en la activación de enzimas que intervienen en el proceso de obtención de energía a partir de los alimentos. Además, se ha observado que niveles óptimos de vitamina D están asociados a una mejor sensibilidad a la insulina, lo cual es crucial en la prevención de enfermedades como la diabetes tipo 2.

La resistencia a la insulina se produce cuando las células del cuerpo no responden adecuadamente a la acción de la insulina, lo que puede llevar a un desequilibrio en el metabolismo de la glucosa y al aumento de peso. La vitamina D contribuye a mantener una correcta sensibilidad a la insulina, lo que ayuda a regular el metabolismo de los carbohidratos y a prevenir la acumulación excesiva de grasa.

Acumulación en tejidos grasos y su impacto en el metabolismo energético

Un aspecto interesante es que la vitamina D tiende a acumularse en los tejidos grasos, lo cual puede tener un efecto significativo en el metabolismo energético. Esta acumulación excesiva de vitamina D en los tejidos adiposos puede dificultar su liberación y utilización adecuada en otras partes del organismo.

Esta condición puede generar un desequilibrio en el metabolismo energético, ya que la vitamina D no se encuentra disponible en la cantidad necesaria para su correcta función. Asimismo, puede contribuir a la resistencia a la insulina mencionada anteriormente, lo que puede dificultar aún más la pérdida de peso y favorecer el aumento de grasa corporal.

Es relevante destacar que este tipo de acumulación de vitamina D en los tejidos grasos puede tener implicaciones más allá del peso corporal. Puede influir en el desarrollo de patologías relacionadas con el metabolismo, así como en la regulación de otras funciones del organismo.

La falta de Vitamina D engorda: pero no es lo único que te puede causar:

 

Enfermedades asociadas a la falta de vitamina D

La deficiencia de vitamina D está relacionada con diferentes enfermedades que afectan nuestra salud en diversas formas. A continuación, abordaremos los riesgos de la osteoporosis y fracturas óseas, la relación entre la falta de vitamina D y enfermedades cardiovasculares junto con la diabetes tipo 2, y cómo la deficiencia puede influir en nuestro sistema inmunológico y desencadenar enfermedades autoinmunes.

Riesgos de la osteoporosis y fracturas

La vitamina D desempeña un papel crucial en la absorción y regulación del calcio, necesario para mantener la salud ósea. La falta de vitamina D puede contribuir a la debilidad de los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis, una enfermedad que causa la disminución de la densidad ósea y aumenta la probabilidad de sufrir fracturas.

Relación con enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2

La deficiencia de vitamina D se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial y problemas cardíacos. Además, estudios indican que la falta de vitamina D puede desempeñar un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 2, una enfermedad crónica que afecta la forma en que el cuerpo procesa el azúcar en la sangre.

Inmunidad y enfermedades autoinmunes

La vitamina D también es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. La falta de vitamina D puede afectar la respuesta inmune, aumentando el riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunitarias, donde el sistema inmunológico ataca por error a las propias células y tejidos del cuerpo, como el lupus eritematoso sistémico o la esclerosis múltiple.

Es importante tener en cuenta que la vitamina D desempeña un papel esencial en la prevención y el mantenimiento de la salud de nuestro organismo. La deficiencia de esta vitamina puede tener consecuencias significativas en la salud ósea, cardiovascular, metabólica e inmunológica, aumentando el riesgo de desarrollar diversas enfermedades. Por lo tanto, es fundamental consultar a un médico para evaluar nuestros niveles de vitamina D y tomar medidas para mantenerlos adecuados.

 

Causas de la deficiencia de vitamina D

La deficiencia de vitamina D puede ser causada por varios factores, los cuales pueden afectar la capacidad del organismo para producir o absorber esta vitamina esencial. A continuación, se detallan las principales causas de esta deficiencia:

Falta de exposición solar adecuada

Una de las principales fuentes de vitamina D es la exposición directa al sol. Sin embargo, el uso de ropa que cubre gran parte del cuerpo y el uso excesivo de protector solar pueden reducir la capacidad del cuerpo para sintetizar esta vitamina a partir de la radiación solar.

Problemas de absorción en la piel y la dieta

Algunas personas pueden presentar problemas de absorción de vitamina D a través de la piel o de la dieta. Esto puede deberse a condiciones cutáneas específicas que dificultan la síntesis cutánea de vitamina D o a una ingesta insuficiente de alimentos ricos en esta vitamina, como pescados grasos, lácteos fortificados y yema de huevo.

Disfunciones de órganos como riñones o hígado

La deficiencia de vitamina D también puede estar relacionada con disfunciones de órganos como los riñones o el hígado. Estos órganos desempeñan un papel crucial en la producción y el metabolismo de la vitamina D, por lo que cualquier alteración en su funcionamiento puede interferir en los niveles adecuados de esta vitamina en el organismo.

Medicamentos que afectan la absorción

Algunos medicamentos pueden interferir con la absorción de vitamina D. Por ejemplo, ciertos medicamentos utilizados para tratar trastornos de digestión, como la enfermedad inflamatoria intestinal, pueden dificultar la absorción adecuada de esta vitamina en el tracto digestivo.

Es importante tener en cuenta que la deficiencia de vitamina D puede ser el resultado de la combinación de varias de estas causas, siendo necesario un análisis médico adecuado para determinar la causa exacta y buscar soluciones para corregir los niveles insuficientes de vitamina D en el organismo.

 

Recomendaciones y precauciones

Cantidad recomendada de vitamina D según grupos de edad

La cantidad recomendada de vitamina D varía según las diferentes etapas de la vida. A continuación, se detalla la ingesta diaria recomendada en microgramos (µg) y unidades internacionales (UI): – Adultos hasta los 70 años: se recomienda una ingesta diaria de 15 µg (600 UI). – Adultos de 70 años en adelante: se recomienda una ingesta diaria de 20 µg (800 UI). – Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia: se recomienda una ingesta diaria de 20 µg (800 UI). – Niños de 1 a 18 años: se recomienda una ingesta diaria de 20 µg (800 UI). Es importante tener en cuenta que estas recomendaciones pueden variar según las necesidades individuales de cada persona. Por tanto, es fundamental consultar a un médico para determinar la cantidad adecuada de vitamina D que se debe consumir.

Grupos de riesgo y consulta médica para suplementos

Existen ciertos grupos de riesgo que pueden necesitar mayores dosis de vitamina D y, en algunos casos, suplementos. Algunos de estos grupos incluyen: – Personas con baja exposición solar: aquellas que tienen poca exposición a la luz solar, ya sea por su trabajo, estilo de vida o ubicación geográfica. – Personas con problemas de absorción: aquellas que tienen enfermedades intestinales crónicas, como enfermedad de Crohn o celiaquía, que pueden dificultar la absorción de la vitamina D. – Personas con obesidad: se ha observado que las personas con sobrepeso u obesidad tienden a tener niveles más bajos de vitamina D en sangre, por lo que pueden requerir suplementos. – Adultos mayores: a medida que envejecemos, nuestra piel tiene una menor capacidad para producir vitamina D a través de la exposición solar, por lo tanto, es posible que requieran suplementos. – Personas con enfermedad renal crónica: aquellos con este tipo de enfermedad pueden tener dificultades para activar la vitamina D en su forma activa, por lo que es necesario consultar a un médico para determinar si es necesario un suplemento. Antes de iniciar la suplementación con vitamina D, es fundamental consultar a un médico para obtener una evaluación personalizada y determinar la dosis adecuada.

Exposición solar responsable y protección de la piel

La exposición solar es una de las principales fuentes de vitamina D. Sin embargo, es importante tomar precauciones para evitar daños en la piel. Aquí se presentan algunas recomendaciones: – Exposición solar moderada: se sugiere tomar el sol de forma regular, en periodos cortos, evitando las horas de mayor radiación (generalmente entre las 10:00 a.m. y las 4:00 p.m.). Esto ayudará a sintetizar la vitamina D de manera adecuada. – Protección solar: es fundamental usar protectores solares con un factor de protección adecuado para el tipo de piel y nivel de exposición. Esto contribuirá a prevenir quemaduras y otros daños en la piel. – Otros métodos de obtención de vitamina D: si la exposición solar es limitada, especialmente en ciertas estaciones del año, es posible que sea necesario recurrir a fuentes alimenticias ricas en vitamina D o considerar el uso de suplementos bajo prescripción médica. Recuerda que cada persona es única y las necesidades de vitamina D pueden variar. Por tanto, es recomendable consultar a un médico o profesional de la salud para evaluar las necesidades individuales y obtener recomendaciones personalizadas.

  • Resumen:

    La cantidad recomendada de vitamina D varía según la edad y situaciones como el embarazo. Algunos grupos de riesgo pueden requerir suplementos de vitamina D, como personas con baja exposición solar, problemas de absorción, obesidad, enfermedad renal crónica y adultos mayores. Sin embargo, siempre es necesario consultar a un médico para obtener una evaluación y dosis adecuadas. Además, se deben tomar precauciones durante la exposición solar, como evitar las horas de mayor radiación y proteger la piel con protectores solares.

pies descalzos en arena, subiendo la vitamina D

Síntomas y efectos de la deficiencia de vitamina D

La falta de vitamina D puede tener diversos síntomas y efectos en el organismo. A continuación, se detallan algunas de las consecuencias más comunes de su deficiencia:

Relación con síntomas físicos como cansancio y dolor óseo

Uno de los síntomas más frecuentes asociados a la falta de vitamina D es el cansancio inexplicado. Las personas con deficiencia de esta vitamina suelen experimentar una sensación de fatiga constante y falta de energía, incluso después de descansar adecuadamente.

Asimismo, la deficiencia de vitamina D puede manifestarse a través de dolores óseos y musculares. Muchas personas experimentan dolor en las articulaciones, espalda o extremidades, lo cual puede afectar significativamente su calidad de vida y movilidad.

Impacto en la enfermedad renal crónica y la resistencia a la fatiga

La falta de vitamina D puede empeorar la enfermedad renal crónica, provocando un mayor deterioro en la función renal. Esto se debe a que la vitamina D desempeña un papel crucial en la regulación del equilibrio de calcio y fósforo en el organismo, los cuales son fundamentales para el buen funcionamiento de los riñones.

Además, la deficiencia de vitamina D puede aumentar la resistencia a la fatiga, lo cual se traduce en una sensación constante de agotamiento y falta de energía. Esto puede afectar negativamente la capacidad de realizar actividades diarias y comprometer el bienestar general de la persona.

Posibles consecuencias en el aumento de peso

Aunque existen opiniones contradictorias, algunos estudios sugieren que la falta de vitamina D puede estar relacionada con el aumento de peso. Se ha observado que las personas con deficiencia de vitamina D tienden a tener un metabolismo más lento y una mayor dificultad para perder peso.

Asimismo, se ha encontrado que la deficiencia de vitamina D se asocia con una mayor acumulación de grasa en el cuerpo, especialmente en la zona abdominal. Esto puede contribuir a un aumento del índice de masa corporal (IMC) y a un mayor riesgo de desarrollar obesidad.

Es importante tener en cuenta que la relación entre la deficiencia de vitamina D y el aumento de peso no está completamente esclarecida y puede variar en cada individuo. Consultar fuentes confiables y profesionales de la salud es fundamental para obtener información precisa y personalizada sobre esta temática.

 

Opiniones contradictorias y fuentes de información confiables

Dudas sobre la relación entre la vitamina D y el peso corporal

Existen diversas opiniones contradictorias en cuanto a la relación entre la vitamina D y el aumento de peso. Algunos estudios sugieren que la falta de vitamina D puede contribuir al aumento de peso, mientras que otros no encuentran una asociación directa. Algunas investigaciones han demostrado que la vitamina D desempeña un papel en la regulación del metabolismo y la resistencia a la insulina, lo que podría influir en el peso corporal. Sin embargo, los mecanismos exactos de esta relación no están completamente claros y se requiere más investigación para comprender a fondo esta conexión. Es importante no basarse únicamente en opiniones o estudios aislados al considerar la relación entre la vitamina D y el aumento de peso. La ciencia es un proceso en constante evolución y es necesario consultar fuentes confiables y estudios respaldados por evidencia sólida para obtener información precisa y actualizada sobre este tema.

Importancia de consultar fuentes confiables para información precisa

Al investigar sobre la relación entre la falta de vitamina D y el aumento de peso, es fundamental acudir a fuentes confiables de información. Existen múltiples recursos en línea que pueden proporcionar datos erróneos o desactualizados, por lo que es esencial evaluar críticamente las fuentes que se consultan. Se recomienda buscar información en sitios web de instituciones médicas reconocidas, como hospitales, universidades y organizaciones de salud. Estas instituciones suelen contar con expertos en el campo de la nutrición y la investigación médica, brindando información precisa y respaldada por estudios científicos. Además, es importante tener en cuenta que la vitamina D es un tema complejo y su relación con el peso corporal aún se encuentra en estudio. Por lo tanto, es fundamental mantenerse actualizado sobre las investigaciones más recientes y consultar a profesionales de la salud para recibir orientación personalizada y precisa en relación a las necesidades individuales de vitamina D y el posible impacto en el peso corporal.

Referencias científicas consultadas

  1. Karampela, I., Sakelliou, A., Vallianou, N., Christodoulatos, G. S., Magkos, F., & Dalamaga, M. (2021). Vitamin D and obesity: current evidence and controversies. Current obesity reports10, 162-180.
  2. Bassatne, A., Chakhtoura, M., Saad, R., & Fuleihan, G. E. H. (2019). Vitamin D supplementation in obesity and during weight loss: A review of randomized controlled trials. Metabolism92, 193-205.
  3. Mallard, S. R., Howe, A. S., & Houghton, L. A. (2016). Vitamin D status and weight loss: a systematic review and meta-analysis of randomized and nonrandomized controlled weight-loss trials. The American journal of clinical nutrition104(4), 1151-1159.
  4. Zittermann, A., Frisch, S., Berthold, H. K., Götting, C., Kuhn, J., Kleesiek, K., … & Koerfer, R. (2009). Vitamin D supplementation enhances the beneficial effects of weight loss on cardiovascular disease risk markers. The American journal of clinical nutrition89(5), 1321-1327.
  5. DIRECT Group Shahar Danit R dshahar@ bgu. ac. il Schwarzfuchs Dan Fraser Drora Vardi Hillel Thiery Joachim Fiedler Georg Martin Blüher Matthias Stumvoll Michael Stampfer Meir J Shai Iris. (2010). Dairy calcium intake, serum vitamin D, and successful weight loss. The American journal of clinical nutrition92(5), 1017-1022.
  6. Tzotzas, T., Papadopoulou, F. G., Tziomalos, K., Karras, S., Gastaris, K., Perros, P., & Krassas, G. E. (2010). Rising serum 25-hydroxy-vitamin D levels after weight loss in obese women correlate with improvement in insulin resistance. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism95(9), 4251-4257.

Acerca de la autora

 

Especialista en nutrición y pérdida de peso. Licenciada por la Universidad Nacional de la Plata (Argentina). Conocimiento profundo de las tendencias y los productos dietéticos. Consultora autónoma.

Sigue leyendo

El mejor suplemento para adelgazar en 500 palabras

Las Comparativas Somos lo Peor, pero el Mejor Suplemento para Perder Peso es…

Estamos hartas de hacer siempre lo mismo, el típico Top 5, Top 7, con puntuaciones, tablas y estrellitas. Quizás tú también estés harta, y quieras ir al grano: saber qué demonios necesitas para perder esos kilos que te impiden ir a la playa con ese bikini que tanto te gusta, o echas de menos las miradas y los piropos cuando pasas frente a un grupo de hombres… te contamos nuestra conclusión después de todos estos años de Movimiento Actívate. En menos de 500 palabras.
[Aunque si quieres un Top 5 de las mejores pastillas para adelgazar, el periódico ABC nos pidió ayuda para hacer su propia comparativa y quedó de maravilla]

Leer »
melatonina engorda o adelgaza?

Por qué la luz artificial nos hace engordar (y tomar el sol adelgaza)

La exposición a la luz artificial por la noche puede llevar al aumento de peso y la obesidad. Esto se debe a que altera nuestros ritmos circadianos y nuestro cuerpo, al pensar que aún es de día, aumenta la glucosa en sangre y la insulina, disminuyendo además la producción de melatonina, una hormona que regula el sueño.

Por si esto fuera poco, la luz artificial se ha relacionado con el desarrollo de cáncer y otros problemas de salud, como trastornos mentales, diabetes y osteoporosis. Necesitamos reducir la exposición a la luz artificial y recibir suficiente luz natural durante el día, aunque te vamos a dar algunos consejos útiles que encajen en tu ritmo de vida, como la instalación de luces especiales, el uso de gafas especiales que bloquean la luz azul y ajustar tu dieta a los ritmos circadianos naturales con ayuno intermitente.

Leer »
dormir no engorda

Cuántas calorías se queman durmiendo: ¡Sorpresa!

Si nos creemos lo de las calorías que entran por las que salen, llegaríamos a la conclusión de que durmiendo apenas quemamos calorías. Pero nada más lejos de la realidad, durmiendo es cuando nuestro cuerpo se repara, desinflama y adelgaza.
Como lo oyes, liberamos grasas a través de la respiración, por eso el aire está tan cargado cuando nos levantamos. Y si tomas un acelerador del metabolismo, ¡ya no te cuento!

Leer »
metabolismo basal, qué es

Qué es el metabolismo basal y cómo afecta a mi peso

Estoy harta de ver los likes de mi pareja a fotos llenas de filtros de chicas 10 años más jóvenes que yo.
Llevo años con sobrepeso, y nada de lo que leo funciona.
Me dicen que tengo el metabolismo lento, y me hablan del metabolismo basal.
Necesito comprender.

Leer »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *